martes, 6 de octubre de 2020

Despedida de Don Adolfo Lucas de San Romualdo

 

Don Adolfo Lucas Maqueda se ha despedido de la Parroquia de San Romualdo, donde ha ejercido 6 años como sacerdote, dejando un recuerdo imborrable. Su predicación sorprende no pocas veces, con reflexiones y hallazgos insólitos. En cierta ocasión, su predicación duró 15 segundos: "Ya lo habéis oído: No hagáis mal a nadie. Lo repito: No hagáis mal a nadie". Y se sentó un minuto.

Un maestro de la liturgia, cada momento lo vive con una unción especial, reflejando en los gestos los diversos pasos del misterio eucarístico.

Concelebró con el Párroco, Don José Ramón Fernández Aranda y con el nuevo Coadjutor, Don Miguel Forcada Barrero. Faltó a la cita el otro sacerdote que estuvo también el año pasado, Don Andrés Diosa Londoño, por causa de las restricciones del coronavirus.

Al final, el Párroco quiso agradecer públicamente los servicios de Don Adolfo, la renovación de la Catequesis, las charlas doctrinales, la actualización litúrgica, en la que es un experto; y la dirección de almas, de la que muchos se han beneficiado.

Don Adolfo volvió a agradecer el buen trato y la amistad de tantos buenos parroquianos, a los que seguirá viendo a veces por vecindad. En la foto, con un peculiar gesto.

Se le hizo entrega de unos modestos regalos para que tenga un recuerdo físico de los feligreses de esta Parroquia.

Y hasta que Dios quiera. De momento, el domingo 20 de octubre a las 12 h. habrá otra despedida, la de las Misioneras de Acción Parroquial, Jacinta, Josefina y Julia, que son trasladadas por causa de la mengua de vocaciones religiosas, debiendo reagruparse.








2 comentarios:

Unknown dijo...

La muerte de las órdenes religiosas es imparable entre otras causas la secularización de la vida religiosa principalmente

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo con usted.